¿LA FLAUTA MÁGICA?

 

www. gacetamercantil.com

Pedro Pablo toca la flauta; hay que recordar siempre esto cuando se trata de él porque creo que resulta importante: no tendrá dedos de organista, pero ejecuta la flauta, que requiere habilidad en los  dedos, pero además soplar en el momento adecuado y bien.

 

Pienso en esto y de inmediato me vienen a la mente la ópera de Mozart, “La Flauta Mágica”, el tradicional cuento “El Flautista de Hamelin” y la fábula de Tomás de Iriarte “El Burro Flautista”; la flauta tiene que ver en todos y siempre es protagonista; dos veces es “mágica” y una tercera solo un instrumento sonoro soplado al azar por un jumento…

 

Creo que el actual Presidente del Perú parece ser mucho más hábil de lo que se creía o por lo menos tener cierta capacidad “política”, lo que era negado por una mayoría que ahora debe estar pensándoselo: ha logrado “jugadas” que envidiaría un Capablanca en ajedrez o un Suárez en billar.

 

Ha logrado dividir a los fujimoristas (los “keikistas”, aclaro), acentuar la división en una izquierda que fue unida y ahora se fragmenta más que nunca; consiguió que más congresistas (aunque no estén en su bancada, donde hubo desbande) aplaudan –y de seguro aprueben votando a favor- sus medidas; evitó la vacancia por los pelos e indultó a Alberto Fujimori; si esto no es lo que parece ser, se le aproxima tanto como una copia con papel carbón.

 

De pronto, “el viejito”, “el impolítico”, el que decía lo que no debiera cuando pareciera mejor quedarse callado o hablar de otra cosa que no lo comprometa, sorprende a todos (propios y extraño, creo) con esa jugada a tres bandas o el imposible jaque (habría que pensar si “mate”); sonríe y sigue.

 

Es verdad que lo acusan; proponen de nuevo la vacancia, dicen que lo investigarán, que el indulto a Fujimori es trucho y se otorgó por debajo de la mesa; la congresista Vilcatoma embiste mostrando pruebas de actuación ilícita, le piden de todas partes que se vaya y las encuestas lo registran cayendo en picada…

 

Mientras tanto Pedro Pablo dice que son los “comunistas” los que no lo quieren, que “no lo dejan trabajar”, que se defenderá “panza arriba” (cuando la frase es “como gato panza arriba”) e inaugura obras de agua potable o pistas y veredas, dándose pequeños baños de popularidad, que en realidad yo creo –en honor a la verdad- que solamente alcanzan para mojarse las manos; dice que irá a declarar lo que le pregunten ante la “Comisión Lava Jato” del congreso, va cambiando de fechas y ahora manifiesta que irá luego de que “cante” Barata.

 

 

Mientras tanto, los fujimoristas (los de Keiko Sofía) no tienen la mayoría con que se iniciaron en el congreso, las voces de la nueva vacancia van raleando, los días pasan, los amagos de ataque continúan y PPK sonríe, como el que sabe algo que los demás ignoran; dicen que tiene suerte pero yo pienso que es cuestión de la flauta…o que el ejecutante no es el personaje de la fábula sino tal vez el Hamelin del cuento o el príncipe Tamino de la ópera de Wolfgang Amadeus.

youtube.com jpg

www.cuentoinfantil.com

 

 

 

Imágenes: www.gacetamercantil.com / www.cuentoinfantil.com / youtube.com

Anuncios

LA ÍNSULA BARATARIA.

bayareablogging.blogspot.com

Don Quijote de La Mancha seduce a Sancho Panza para que sea su escudero, contándole sobre un lugar de maravilla donde podrá ser gobernador: la ínsula Barataria.

 

El Perú parece ser la ínsula Barataria aunque no esté rodeado por todas partes de agua, como toda isla (ínsula) que se precie; colinda con 5 países (tierra) y una porción grande de agua: el océano Pacífico.

 

Bueno, no es una isla, pero Barataria sí, porque que el país depende del señor Barata; lo que él diga abrirá puertas insospechadas, señalará a corruptos (de la clase política mayormente y satélites que aprovecharon cercanías o poderes delegados); está marcando la agenda nacional porque todo el mundo en el país espera que hable, que “cante”, que diga lo que sabe; en realidad –me rectifico- no son todos: hay quienes rezan por una pérdida total de su voz o los que hacen bulla para que no se note lo que “confiese”…

 

Dependemos, parece, de Barata; somos “baratenses” (que suena a palabra portuguesa) o “baratarios” y esto último calza muy bien con lo que quiere pagar la empresa que comandó en el Perú el señor Jorge Henrique Simoes Barata, por su actitud efectivamente “coimanche” y los daños materiales, morales y de los otros si es que los hubiera, que arrastraremos, como un fantasma arrastra sus cadenas, a lo largo de toda la Historia venidera.

 

Barata va a hablar, va a “confesar”, va a “colaborar con la justicia”, va a “cantar”, seguramente va a “echar” a mucha gente y lo que parece venirse es algo que va a costarles caro a los que creyeron que seguirían sacándola barata; la “baratización” de las conversaciones es promovida por los medios y por quienes dan al señor Jorge Henrique un tratamiento de “rock star” cuando en realidad es, o era, el representante de una empresa que confesó múltiples actos delictuosos (delitos, vamos) no solamente en el Perú sino en lugares tan lejanos como Angola.

 

Hasta ahora, parece haber primado el clásico peruano “no te preocupes hermanito, no se van a dar cuenta: déjalo así nomás, aquí no pasa nada”, pero la cercanía de un show que a todas luces funcionará como aguafiestas para tirios y para troyanos, ha hecho que mirar para el costado, silbar y hacerse los cojudos no funcione; si el canto es “cante jondo”, como se espera, “rodarán cabezas”, como dice el dicho, en este país que de por sí parece acéfalo.

 

Imagen: bayareablogging.blogspot.com

 

 

 

 

 

 

BARTRUCAZOS

 

elcomercio.pe

La congresista fujimorista (digámosle “keikista”) Rosa Bartra está detrás de un proyecto-ley que ha sido aprobado en primera votación por los padres de la patria, con alguna oposición; se trata de que aquellos estudiantes de institutos tecnológicos para optar el título tiene que realizar horas de práctica en empresas privadas.

 

Hasta aquí todo normal, porque practicar “en la cancha” es lo recomendable, ya que generalmente el estudiante, por más título que tenga, si es únicamente alguien teórico, es un verdadero ignorante que va a “meter la pata” a la primera de bastos; pero sucede que lo que se aprobó esta primera vez, esconde tras una figura de educación, lo que podría ser otra de explotación.

 

La “casi-ley” tiene truco, es un “bazucazo” en la línea de flotación de la legalidad y resulta inconstitucional a todas luces (salvo a las que alumbran a algunos interesados dueños de institutos tecnológicos y a la propia congresista); no sé si es distracción, conveniencia o ineptitud pura y dura la que ha hecho que se vote y apruebe algo así.

 

La palabra “congrezoo”, creo acuñada por Aldo Mariátegui, queda corta, porque en un zoológico los ejemplares expuestos están convenientemente tras barrotes, que les impiden atacar, sin embargo aquí, los barrotes sirven únicamente para que los animales no puedan ser heridos por los visitantes; lo que en el “congrezoo” se llama inmunidad parlamentaria que ha devenido en impunidad con todas sus funestas consecuencias.

 

Escuché a la congresista defender ardorosamente su idea- proyecto-casi ley en un programa de televisión a través de un enlace telefónico; ardorosa es la palabra que ella emplearía, para calificar su intervención, pero francamente, por lo que dijo era un poco “faltosa” para con uno de los panelistas invitados.

 

Han llovido las críticas sobre esta “iniciativa-proyecto-casi-ley” y la congresista Bartra ha dicho que son  “comunistas”  (parece que el término está volviéndose popular, porque el presidente también dice que son ellos los que lo quieren vacar, olvidándose que hay un ruido que no es de fondo ya) y gente que no tiene ni idea de lo que es la educación técnica en el Perú (a la enseñanza –no sé bien de qué- que ella se ha dedicado por veinte años) y de las dificultades que tiene porque las maquinarias para las prácticas que poseen los institutos es obsoleta y no puede compararse a la que se encuentra en la empresa…

 

Y me pregunto yo, aquellos institutos que se llaman técnicos -supongo porque no son “profesionales”, o sea no dan títulos de profesional como las universidades-  pero no necesitan enseñar el uso de maquinaria alguna, como los de hotelería por ejemplo…, ¿qué?

 

Curioso por decir lo menos, pero parece que las “buenas intenciones educativas” de la congresista Bartra tienen gato encerrado, por decir lo menos; ella “ha desistido” del proyecto ante el riesgo de mojarse con la lluvia, pero falta otra votación en la que el esperpento debería archivarse y no puede dejarlo en el limbo, porque sería un proyecto de ley votado una vez y después que pase mecho tiempo, agua bajo los puentes y se enfríen las críticas podría ir –entre gallos y medianoche- a una segunda votación y los congresistas distraídos, los ineptos y los que esperaron el momento propicio, aprueben una ley que algunos tildan de esclavista.

www.kids-army.com

Imágenes: elcomercio.pe  / http://www.kids-army.com