SONGO LE DIÓ A BORONDONGO…

199_celia_cruz_la_negra_tiene_tumbao_youtube

La canción que cantó –casi como un himno- Celia Cruz, dice en su letra que se repite una y otra vez:

 

Songo le dio a borondongo
borondongo le dio a bernabé
bernabé le pegó a muchilanga le echó a burundanga
les hinchan los pies…


¡Monina!


Songo le dio a borondongo
borondongo le dio a bernabé
bernabé le pego a muchilanga le echó a burundanga
les hinchan los pies…

 

 

Como en la canción, aquí uno se la pasa a otro y este le pega a un tercero y por ahí anda la burundanga, esa droga mítica que dicen, quita la voluntad de quien la toma; nuestro barullo político parece tener la melodía pegajosa, fácil y repetitiva de esa canción y la letra estarnos diciendo lo que sucede: nadie tiene la culpa (o sea todos son culpables).

 

Como si fuera un partido de futbol donde la pelota se mueve velozmente pero el gol no llega a convertirse, en nuestra política abundan los pases con amagues de quitada y pequeños triunfos momentáneos del contrario; de pronto el público se mete a la cancha y el árbitro, los linesmen, la policía, los jugadores, un par de vendedores de sánguches y algún zampón se trenzan en una trifulca que ni los gases lacrimógenos ni la puntería acuosa y colorida de un carro rompe manifestaciones (en mis épocas el “Rochabus”) logra apaciguar…

 

Estamos, creo, ante un escenario donde todos van contra todos y  donde el único que sale perdiendo (como parece haber sido siempre en temas grandes y chicos) es el Perú.

 

Lo malo es que como todo el mundo parece estar metido en la zarabanda, a nadie le importa nada más que el “excitement” que provocan los sucesos; no se mira a los lados, ni arriba, ni para atrás y con las justas se mira para abajo con el fin de no pisarse mucho los pies o fijarse sobre la cercanía del borde del abismo.

 

Se mira para adelante (sin alusiones a FBT) y como se dice de los rinocerontes se va de frente sin importar nada; nos asemejamos pues a los lemmings, para seguir con las comparaciones zoológicas, de los que se cuenta, van en manadas para ahogarse en las aguas del mar…

 

Aquí traidores se mezclan con culpables y falsarios con silbadores que dicen “a mí que me rebusquen”; como en el viejo tango “Cambalache”:

 

Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor,
ignorante, sabio o chorro,
generoso, estafador…
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
Lo mismo un burro
que un gran profesor.

 

 

En el fondo, aunque parezca lo no visto, todo se repite: la música y la letra.

 

 

 

Imagen: http://www.cibercuba.com

 

 

 

 

 

Anuncios

Autor: manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s