LOS MALDITOS BARRISTAS

LOS MALDITOS BARRISTAS

Ahora asesinaron a un comandante de la policía, haciéndole caer de las graderías del estadio nacional; el comandante Edwin Jiménez murió en el hospital al que fue trasladado, luego de ser cobardemente atacado por esos delincuentes que se dicen hinchas del fútbol, durante el partido “clásico” que jugaron los equipos de Alianza Lima y Universitario de Deportes.

 

Estos salvajes, integrantes de las llamadas “barra bravas”, son en realidad individuos desadaptados que se escudan en pertenecer a alguna facción que “sigue” y “alienta” a determinados equipos para cometer fechorías, aterrar a la población, ignorar olímpicamente a las autoridades, atacar impunemente a barristas “contrarios” y a cuanto ciudadano se cruce en su camino, para terminar asesinando, todo esto amparados en el anonimato cobarde del “grupo”.

 

¿Por qué los miles de peruanos que en Rusia vivaron al Perú no actuaron como vándalos? ¿Es que no estaban en “su” terreno? ¿Eran personas y no animales gregarios e hidrófobos?

 

La respuesta es una sola: eran peruanos que amaban el fútbol y habían ahorrado para viajar y ver el mundial, incluso poniendo a la venta sus viviendas; eran peruanos que fueron no solo desde el Perú sino de muchas partes del mundo, empujados por la alegría que produce participar en un mundial, como país, después de 36 años.

 

Los delincuentes se quedaron en el Perú porque a ellos no les interesaba el fútbol sino la oportunidad de cometer desmanes, robar, matar y sentirse “poderosos”, “macho men”; por eso se quedaron aquí, donde eran los “reyes del barrio”, los “rico papá”, los “intocables” que atacan a viejos indefensos, a comerciantes honestos y a los que no piensan como ellos.

 

Sí, sé que existen los “hooligans”, pero esa no es razón para que estas “barras bravas” existan y los tomen de ejemplo (debe ser por lo que oyen o lo que ven en televisión porque no creo que estos ignorantes sepan tan siquiera leer); son tribus, en el peor sentido de la palabra, que deberían ser erradicadas, prohibiéndoseles la entrada a los estadios y aplicándoles la pena máxima que exista cuando se comprueben sus delitos.

 

No podemos seguir siendo el país del “aquí no pasa nada”, ni tampoco el del “déjalo así nomás”; estamos como estamos, inmersos en la corrupción y viviendo el desprestigio y desmoronamiento de las instituciones nacionales porque no reaccionamos y a los asesinos y delincuentes les llamamos “barras bravas”, a la coima y a la cutra imperantes les decimos “negociaciones” y parece que estamos conformes con un statu quo que no tiene futuro.

 

A ver si despertamos del marasmo en que vivimos sumergidos y reaccionamos algo, porque no puede ser lo que está pasando en el Perú.

 

Imagen:  jeicko96.wordpress.com

Anuncios

Autor: manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s