USANDO LA CABEZA

USANDO LA CABEZA

Parece que algunos fujimoristas discuten a cabezazos entre ellos en pleno congrezoo, para luego pedir disculpas por ese medio electrónico de comunicación que está mundialmente de moda y se llama Twitter; o sea que primero le mete uno un cabezazo al otro y después el agresor se disculpa (guardando la distancia, por si acaso le caiga una patada de respuesta) de lo que llamaremos “un modo no presencial”.

 

Por supuesto que hablan de “interés nacional” y uno (el agresor) aparece ahora con un mea culpa cortés y dicen que “al interior” de la bancada resolverán las cosas; cuando los periodistas quisieron ver si había videos (porque los “ojos” de las cámaras están por todas partes, se les dijo que no había y eso hace preguntarse si las cámaras son un adorno más, si no quisieron entregar videos por vergüenza torera o para no hacer más luz en una estupidez que pinta de cuerpo entero a algunos congresistas se negaron diciendo que “no se había grabado nada” (como en el comercial: “nada, nada, nada, nada, nada…”).

 

Una anécdota más de estos anecdóticos papis de la patria, que lo son tanto (anecdóticos, digo) que de pronto ha sido su manera de salir del anonimato y tener como los delincuentes o las estrellas figuretti su instante mediático…

 

Así estamos y de pronto quieren imitar lo que han visto en la tele sobre otros congresos, en otros países, donde los congresistas se pelean a golpes por quítame estas pajas, pero los nuestros lo hacen “a la peruana”: usando la cabeza pero como arma, porque sería pedir mucho que la usaran para pensar; siguiendo con los comerciales,  el incidente del cabezazo me recuerda a uno antiguo que pasaban por radio para un tónico cerebral: “¡eso cansa!”… (Pensar, claro).

 

Tal vez sea mejor que a cabezazo limpio lo arreglemos todo y de pronto Chávarry, de un buen cabezazo se va… ¡a la basura!

 

Imagen: http://www.taringa.net

 

 

Anuncios