THE MOUSETRAP*

THE MOUSETRAP

No se trata de la célebre novela de Agatha Christie y no creo que los sucesos locales, tan chambones, le hubieran valido para crear una novela policial, aunque fuera de ínfima calidad (novelas así, de paso sea dicho, no escribió que yo sepa); esta es la saga “Mamanivideos” que tiene páginas y páginas, donde lo que sucede es tan obvio que llega a dar cólera cómo hay quienes se hacen los desentendidos y dan la callada por respuesta, enmudeciendo sobre el particular en todos los idiomas o muestran una admiración que más que ingenua parece cómplice y compadrera.

 

El congresista Mamani ha declarado en la Fiscalía que en el congreso, “alguien del personal” (no recuerda quién o en qué área laboraba), le preparó su teléfono para que pudiera grabar (¿Una aplicación? ¿No es que todos los Smartphone graban? ¿Era un chip para ampliar la memoria “de fábrica” del teléfono? ¿No era que tenía un reloj-cámara? ¿Usó los dos?) y con él (y/o el reloj grabó los resultados de una trama cuyo guion tenía y que después tal vez (los resultados) fueron editados convenientemente por “alguien” que “sabía” (porque el congresista Mamani admitió, según las informaciones, que “lo habían entrenado” en el uso de –por lo menos- el reloj-cámara, para que no “metiera la pata”…).

 

El congresista Mamani, primero calló; luego dio una “conferencia de prensa” con lo que era evidentemente un libreto previo y tan mal aprendido que fue “otro” el que intervino para “aclarar las cosas”; después dijo, se desdijo y  8nj2 se fue (convenientemente) de viaje, además entregó el reloj-cámara a la fiscalía tiempo después y esta dijo lo que resultaba evidentísimo: que habían manipulado la memoria… ¿Quién lo hizo?: -alguien que “sabía”, porque no creo que el Congresista Mamani  hubiese seguido un crash course de relojería camarística…

 

¿Se le podría creer al congresista Mamani que además tiene unos antecedentes –documentados- nada santos?

 

La ratonera exhibe cantidad de ratones muertos, alguno contuso y me parece que el congresista Mamani cayó también en ella, porque quienes armaron la trampa no le explicaron bien el funcionamiento o pensando mal, omitieron darle algunas claves necesarias y resulta que es un “chivo expiatorio”, una “casualidad de guerra” digamos.

 

Cosas de la “política”… “¡Cosas veredes Sancho!”.

 

 

*LA RATONERA.

Imagen: pixshark.com

Anuncios

Autor: manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s