“I”

I

Es cosa de ver qué palabra completa es la que empieza con esta letra “I”….

 

El fiscal Chávarry y su defensa dicen que él no hizo nada

Ilegal, lo que es probablemente cierto, pues tiene libertad de reunirse con quien quiera y hablar con aquellos que le dé la gana; el asunto no creo que sea un asunto de legalidad, porque un viejo zorro curtido en los avatares profesionales, no haría nada que vaya contra la ley, probablemente no porque le repugne sino porque sabe que ese sería un flanco abierto que lo liquidaría apenas se supiese; pero el tema es más profundo que lo que está escrito en los códigos y se trata de eso que ahora resulta tan vapuleado, tan mentado, tan traído y llevado que se conoce como moral, palabra que proviene del latín (“mos-moris”: costumbres), eso que o se tiene o no se tiene.

 

Lo que ha venido haciendo el señor Chávarry y que ha sido plenamente expuesto por todos los medios, su decir y desdecirse, el negar lo evidente y mostrarse permisivo caminando por el filo de la navaja (con zapatos de suela gruesa, por si las moscas) al relacionarse con individuos que sí trasgreden la ley en su ejercicio profesional y para beneficio personal es la otra palabra que lo pinta de cuerpo entero a pesar de sus protestas legales y la defensa de un abogado contratado para darle un manto de abogadil (en el peor sentido de la palabra, perdónenme los abogados honorables)  de certeza a lo que dice a los cuatro vientos…

 

Se trata de la palabra I-nmoral que es lo opuesto a la conducta que se espera de un Fiscal de la Nación y que desde los detalles que rodearon a su elección (votó por sí mismo, en su juramentación (palabra que no proviene de “jumento”)  faltaron las más altas autoridades del gobierno) hasta el aferrarse tozudamente a su  cargo (obtenido y ratificado no muy “cristianamente”) ante la opinión de especialistas, consejos de notables y la grita popular que se da cuenta que no se trata de un asunto legal sino “puramente” moral en alguien que tiene que ser intachable (como la mujer del César –no Hinostroza, claro- que no solo debe ser honesta sino parecerlo) porque es el grado máximo en acusaciones del Estado…

 

Dicho en otra palabras, el señor Chávarry actuó en todo este trágico sainete de un modo abiertamente inmoral, o sea que tiene malas costumbres y además piel de fierro donde rebota todo y que está cubierta de aceite, para que por si acaso le resbalen (como sucede) las cosas; además este señor se siente (y está) blindado por una “mayoría” congresal con la adición de un grupúsculo de legisladores y se considera absolutamente invulnerable a lo que sean acusaciones de cualquier tipo que pueda haber en su nombre; este es el hombre de la “I” que acusa a diestra y siniestra para ver si lo de las cortinas de humo también le funciona a él.

 

En verdad que será la Historia la que lo juzgue, pero esta suele ser demorona y por el momento ha sido juzgado por la mayoría (esta vez de verdad, no la espuria basada en cifras “legales”) del pueblo peruano al que incumbe directamente el actuar de un Fiscal de la Nación y que se refleja, para más claridad en las encuestas de opinión, esas que los políticos creen cuando les conviene porque los favorece y ningunean en caso contrario.

 

Imagen: definición. mx

Anuncios

Autor: manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s