CHAVARRESTI O URRREVARRY

CHAVARRESTI

Los señores Chávarry y Urresti son noticia, uno en todo el país y el otro en Lima, aunque estoy seguro que ambos “egos” son de dimensión, qué digo nacional… ¡estratosférica!, pujando por alcanzar a SM Alan I en esa competencia.

 

El fiscal y el general son dos tipos de cuidado, porque el uno ha demostrado que una garrapata es simplemente un prendedor de señora a la hora de agarrarse firmemente de algo como él del puesto de Fiscal de la Nación y el otro con su labia inflamada, su oportunismo desmedido, su –él lo cree así- “ingenio” criollazo y facilón piensa que tiene más seguro que caballo favorito el sillón que Nicolás (no Maduro) de Ribera, ocupó en la alcaldía de la tres veces coronada.

 

En realidad son casi uno solo y si así fuera, tendríamos a un personaje de historieta que blande el dedo acusador y vocifera prometiendo seguridad a pasto mientras los vecinos se esconden de “ese loco”; Urresti no se quita ni aun para dormir la gorra que siempre luce, porque si lo hace se le cae la única idea que tiene y viaja cómoda entre el pelo y la tela.

Chávarry amenaza a tirios y troyanos y no sabe –porque falsificaron su puntaje en el         examen, los “hermanitos” del CNM- que hace mucho tiempo que los antiguos habitantes de Tiro y los de Troya se convirtieron en un dicho común en nuestro idioma; está seguro que acusando a rey y a paje le vamos a creer cuando diga que trabaja y que ese más del 80% que no lo quiere en el puesto al que se aferra, se mareará con las “movidas estratégicas” que perpetra haciendo cambios y defenestrando a los fiscales en cuánto sitio puede.

 

Este monstruo que quiere ser Alcalde de Lima y Fiscal de la Nación, que son dos individuos pero para cualquier efecto son solo uno, es una amenaza real, porque a una parte la blindan los naranjas y a la otra el desparpajo del chistoso de barrio; yo francamente creo que Chávarry debería estar muy lejos, cuidando que las ratas de Nápoles no se coman el queso (con perdón de los napolitanos y las ratas de Nápoles) y creo que el general Urresti (porque sí, es general) tendría que estar correteando ambulantes en el polo, o sea a los pingüinos que ahí deambulan, para que esté apartado de donde haga más daño, o sea de esta nuestra ciudad.

 

Ni Chávarrys ni Urrestis (creo que en realidad nadie) de esos que pululan brotando de la podre e infectan lo que tocan… ¿Por qué no podemos tener un Perú nuevo y limpio sin hermanitos, hermanones, compadres, compadritos, sin mugre y sin esos a los que la vergüenza se les perdió hace rato? Viene el Bicentenario y si no la cuidamos un poquito bastante, nuestra república no llega a los doscientos y nosotros… ¿quedamos en la (perdón, pero la palabra es castiza) mierda?

 

Imagen: “El grito” de E.Munch / bellasartessantacecilia.blogspot.com

Anuncios

Autor: manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Un comentario en “CHAVARRESTI O URRREVARRY”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s