JODE-JODE

JODE JODE

En la selva peruana, aprendí – lo que fue una molesta experiencia- que esos bichitos voladores minúsculos que me atormentaban permanentemente zumbando y en lo que eran enjambres y yo pensaba que eran mosquitos simples y llanos tenían un nombre que la sabiduría popular les puso, definiendo perfectamente su accionar: ¡Joder!, o sea molestar, incomodar y hacerlo de forma permanente, reiterativa sin que manotazos o periodicazos les inmutaran lo más mínimo; volvían a la carga con una insistencia y terquedad pasmosa.

 

Los “jode-jode” de mi historia tienen una representante citadina en la señora Yeni (así se llama) Vilcatoma, congrezooista que accedió al Hemicirco con el color naranja de Fuerza Popular; la señora Yeni fue procuradora en tiempos del presidente Ollanta Humala, y sacó a relucir sus capacidades tecnológicas al grabar (subrepticiamente) durante una conversación a quien por entonces fuera su ministro, (Daniel Figallo, ministro de Justicia) para acusarlo después y decir “me reservo” cuando le preguntaron en un medio por el delito que el ministro habría cometido.

 

Fue el despegue de Yeni como la “Juana de Arco” de la lucha anticorrupción como la llamaron, solo que en vez de espada o arco y flechas tenía por arma un teléfono celular; se encargó de esparcir denuncias y fue aKogida por la naranja –entonces- galopante, para integrar el stud que iría a defender el color naranja en el congrezoo; con la anticorrupción como bandera de batalla hizo una y mil fintas, hasta que los naranjas la botaron de la banKada y ella se fue, llorosa, a sentarse en un escaño donde como “no agrupada” no tenía prácticamente ningún derecho.

 

Pero Yeni es treja y como los jode-jode, regresó un tiempito después y con la K en el pecho (parece que encima de su polo naranja se había puesto uno todo blanco que la pintaba como pura, inmaculada y sin mancha) se puso más keikista que Keiko para –for if the flies- reafirmar al populorum que era una mujer valiente, sin miedo a nada; pero dicen que quien mal anda mal acaba y si Yeni no se terminó aún  (los jode-jode son tenaces), con el descalabro anaranjado es porque siguen dándole espacio en los medios ya que su cantaleta denuncística no cesa y dice cosas tan raras, sin sentido ni lógica, que resulta noticia.

 

Ahora quiere vacar al presidente Vizcarra y para ello hacer lo que la Constitución prohíbe taxativamente mientras él sea mandatario (que es acusarlo constitucionalmente) o pedirle que responda si se reunió con Mamani (el congrezooísta naranja del reloj filmador), para sugerir un vínculo que lo convierta en cómplice de la vacancia promovida por los anaranjados que hicieron los “Mamanivideos” y lograron que PPK renuncie.

 

¿Parece cosa de locos? No, es cosa de Yeni (la que en el congrezoo gritaba “¡Condorito es chileno, Condorito es chileno…!”) y de lo que se supone tiene debajo del pelo, detrás de los ojos y entre las orejas como todos, pero que en ella que no se sabe bien para qué sirve.

 

Imagen: peru21.pe

 

 

Anuncios

Autor: manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s