LOBOTOMÍA

LOBOTOMÍA

Dicen que es un método un poco radical pero que cura los desórdenes siquiátricos aunque disminuye grandemente la capacidad intelectiva del cerebro a quien se la practican; digamos que pierde un poco sus facultades.

 

Tal vez, digo yo, a la congresista Milagros Salazar, vocera de los naranjas y presidenta de la comisión de Educación en el congrezoo sea conveniente practicarle una que atempere sus fogosidades porque vaya si se comporta haciendo honor a su segundo nombre: Emperatriz, como si la comisión que preside fuera su chacra y los invitados –porque son invitados, aunque los llamen “citados”- intrusos que vienen a robarse los choclos, o vasallos infectos porque los grita a su regalado antojo y cuando quieren explicar cortésmente algo, les ordena callar diciendo que “no les ha dado el uso de la palabra” y un poco más que la que habla es ella, los demás tienen que callarse y ser testigos de su prepotencia, aguantando el chaparrón intolerante y malcriado.

 

Una lobotomía de pronto la convierte en persona y además sensata o en su defecto potencia la imbecilidad pero haciéndola inofensiva y que la baba que le cae sea sustituto de la espuma hidrófoba que ahora excreta; la congresista es enfermera o sea que debe tener amigos médicos o tal vez pueda recurrir a alguno de los galenos naranja, por ejemplo ese que afirma que leer produce Alzheimer y lograr una operacioncita “gratén”.

 

Sería una solución y a ver si la comisión de Educación la preside no una bestia, sino alguien que haga juego con el nombre de ese grupo parlamentario.

 

Imagen: exitosanoticias.pe

 

Anuncios

LA LECHE DE LA MAMADERA

noticia-1559986192-congresistassueldos

El salario básico, en líquido, de un legislador es de S/ 15, 600. Pero por los gastos operativos reciben S/ 7, 900, y por semana de representación S/ 2, 800. Todo eso suma casi S/ 26 mil. Además, cada legislador cuenta con personal de despacho. El asesor principal percibe, en promedio, un sueldo mayor a S/ 9 mil, el asesor II, S/ 7 mil; el coordinador, S/ 2, 598; los técnicos, que pueden ser dos; S/ 5, 297; el auxiliar, S/ 2, 598 y el asistente, S/ 2, 500.

El gasto estimado por cada despacho al mes oscila en S/ 60 mil y por los 130 congresistas el monto es de casi S/ 8 millones. Por año, el gasto es exorbitante: S/ 94,765.320. A eso se suma que los congresistas gozan de un seguro privado, opcional, por el que el Parlamento destina un estimado de S/ 3 millones por año y que cuenta con una póliza de S/ 25 mil.

Esto fue confirmado por los congresistas César Vásquez, de APP; Hernando Cevallos, del Frente Amplio (FA) y Richard Arce, de Nuevo  Perú (NP).

Fuente: Diario “La República”.

LA CONFIANZA MATÓ A PALOMINO

LA CONFIANZA MATÓ A PALOMINO

El Premier obtuvo el voto de confianza para las reformas políticas de parte del congrezoo; tuvo que patear un poco los otorónguicos tobillos para conseguirlo pero finalmente a regañadientes y con malas caras, una “huelga” y otros enfurruñamientos, la luz se hizo.

 

Bueno, creo, como muchos, que es un brillito pasajero y engaña muchachos porque los fujiapristas van a seguir con su táctica de retrasarlo todo para que no se ejecute; es que a ellos ni de vainas les conviene que las cosas cambien como la población quiere: ellos no quieren y punto… ¿Población? ¿Cambios? ¿Soltar el mango de la sartén? ¿Dejar la mamadera? ¡Las huiflas!

 

El pueblo (o sea la población, ¿manyas?) los eligió y como diría alguien malhablado, “¡Se jodió!”; tengo el presentimiento que la función está empezando porque he visto maquillarse a los payasos, hacer malabares y equilibrio a muchos congrezooistas, ensayar la tirada de cuchillos y preparar los trucos de magia que convierten en blancos conejos rozagantes a sarnosos cuyes.

 

Hay que recordar el dicho, señores Presidente, Primer Ministro, Ministros y población “no agrupada”: “La confianza mató a Palomino”, ojo; aunque, de veras, ojalá que Palomino sea el sobrenombre de esa mayoría congrezooísta que debería descansar en paz.

En la paz de la tumba.

 

Imagen: http://www.dondisfraz.com

¡TOMA, MIENTRAS!

TOMA, MIENTRAS

Con lo del “voto de confianza”, la acción del Ejecutivo ha sido un golpe directo a la mandíbula de una oposición que la levantaba ufanándose y mirando por encima del hombro a todo el país; sus declaraciones dejan ver que no se esperaban algo así porque creían que todos debían bailar al son que ellos tocaran.

 

Por supuesto que hay quienes sin ser de oposición se pliegan a las críticas que los fujiapristas gritan y es que ven en peligro su inmunidad parlamentaria que los protege, mientras dure su representación, de investigaciones inconvenientes…;  también hay otros que debieran quedarse callados e inhibirse a su tiempo porque no se puede juzgar si se ha sido parte.

 

Se armó la tremolina porque la mayoría de otorongos no quiere soltar la mamadera y quedar sin trabajo (léase sueldo mensual, “coimisiones” y prebendas), ni convertirse en ciudadanos de a pie comunes y corrientes, teniendo que enfrentar las acusaciones que les hagan por las barrabasadas que como congrezooistas hicieron.

 

Están viendo que se termina el “Doctorcito”, el “Pase usted…”, las entrevistas en los medios, las declaraciones pontificantes,  el sentirse la última chupada del mango y deben volver a ser los nadie que fueron antes de llegar al Hemicirco, pero con la etiqueta de “ex congresista” bien visible.

 

Gritan que es un “golpe bajo”, ilegal y que así no juegan, pero lo que pasa es que recién se percatan de que esto es algo serio y no un juego.

 

Imagen: http://www.shutterstock.com